El agua que bebes en el Hotel Cala Jóncols...

Si sabes dónde estamos , eres consciente de la dificultad de abastecernos de agua corriente en nuestras instalaciones. Si conoces Cala Jóncols, sabes que nos encontramos en un entorno natural, salvaje y protegido y debemos intentar dejar la mínima huella posible en cualquiera de nuestras acciones.  

El tema del agua ha sido siempre un reto para nosotros. Aquí la salinidad del entorno tiene más poder que cualquier material creado por el ser humano. Las tuberías se estropean en 12 meses, te puedes imaginar el desgaste de tener que cambiarlas año tras año.

Gracias al asesoramiento y acompañamiento de la empresa Empordaigua, encontramos una solución con la cual nos sentimos muy cómodos, no sólo por el valor añadido de ofrecer un agua libre de minerales pesados, sino también por el alcance del respeto al medio ambiente que implica.

Más allá de reducir el consumo de agua, en el Hotel Cala Jóncols apostamos por reducir el consumo de energía y recursos que se necesitan para tener agua, y también reducir el volumen de residuos de plástico asociados al consumo de agua.

¿Te imaginas cuántas botellas o garrafas de plástico necesitábamos para cubrir las necesidades de todos los clientes del hotel, del restaurante, del chiringuito y de los barcos anclados en la cala?

¿Te imaginas la cantidad de gasolina que se consumía para hacernos traer botellas de agua en camión?

Todo esto, ¡lo hemos reducido prácticamente a cero!

Y todavía lo podemos reducir hasta el 100%. Ya no necesitamos garrafas de plástico, ya no servimos agua en botellines de plástico, ya no nos hacemos traer agua hasta el hotel. Tenemos una planta súper-desmineralizadora que desaliniza el agua subterránea que nos llega del mar.

Con este sistema, todas las cañerías del hotel llevan agua súper-desmineralizada. Todas. Las de los grifos, las duchas, los váteres, las mangueras del jardín, todas.

Esto significa menos residuos químicos:

Gracias al nuevo circuito de cañerías de agua súper-desmineralizada ahorramos hasta un 80% en el uso de productos químicos de limpieza. ¿Por qué?

  • Porque el agua purificada requiere solo una punta de jabón para hacer espuma y limpiar impurezas. Esto significa que también los usuarios necesitan menos jabón en las duchas.
  • Limpiamos y desinfectamos suelos, cristales y espacios en general con un poderoso producto de limpieza elaborado a partir de agua procesada, sin añadir ningún químico tóxico. De esta manera hemos eliminado el uso de lejías y productos corrosivos. E-LI-MI-NA-DO.
  • En la lavandería aplicamos ozono en el proceso de lavado, lo cual nos permite desinfectar sábanas y toallas con agua fría (así ahorramos también en energía para calentar el agua) y reducir en un 50% el uso de productos desinfectantes.

Ahorro de energía y de residuos plásticos:

  • El agua purificada también se usa para cocinar y requiere de menos tiempo de cocción para llegar al punto de ebullición. Por tanto, ahorramos energía para calentar el agua, así en la cocina como en las duchas.
  • Servimos todas las consumiciones de agua en el restaurante y el chiringuito en botellas reutilizables de cristal. Solo servimos agua recién hecha por nuestra máquina súper-desmineralizadora. De esta manera, hemos reducido a cero el consumo de botellines de plástico y el uso de transporte para este suministro.

Si tienes alergia a los productos químicos, aquí te encontrarás bien.

Si eres sensible con el tema de la reducción de residuos, aquí te podrás relajar. 

Si eres activista en la eco-sostenibilidad, ¡bienvenido/da al club!