Habitaciones

Una habitación en Jóncols, residencia temporal y el reloj que se para.

Cierre la ventana, sienta como se hubiera colado el rumor de las olas. Treinta y una habitaciones que rompen la masificación habitual. Si prefiere una suite, tocaréis a la vez el cielo y las piedrecitas de la playa. Suite de mar, arquitectura blanca y minimalista.

Hay varias maneras de disfrutar de la magia de Cala Jóncols:


El hotel

Diseñado por la reconocida diseñadora Elena Ruiz:

En una habitación doble con una terraza con vistas a la bahía de Cala Jóncols y con aire acondicionado, sin televisor ni teléfono, para poder desconectar de la realidad, o en una habitación doble con vistas al Viñedo más pequeño de Catalunya, un viñedo recuperado de una variedad autóctona de la zona.

Todas con un estilo minimalista. Simplicidad y elegancia. La alegría de reencontrarse con uno mismo o en pareja.

Una suite junior, con una gran terraza privada con sus propias tumbonas para disfrutar del calor del Sol y una vista impresionante sobre la bahía de Jóncols.

O una habitación simple con un pequeño hall para poder relajarse, la única con televisor para el cliente que quiera saber del mundo exterior, probablemente una de las mejores habitaciones de Cala Jóncols.