Vinos de Mar

El hotel Cala Jóncols es pionero en el Estado Español en el envejecimiento de vino submarino. El proyecto se remonta a principios del año 2009, cuando en un desayuno de la familia con un buen amigo, se decidió probar de sumergir vinos de proximidad para ver cómo sería su evolución.

Las botellas sumergidas a 17 metros de profundidad durante 9 meses al año, son acompañadas hasta el fondo del mar por unos profesionales, proporcionando a la naturaleza un biotopo para la reproducción de sus depredadores.

Bajo el agua el vino está influenciado por factores como la presión del mar, la micro-oxigenación a través del tapón de corcho natural, la fuerza cinética de las corrientes marinas, y la escasa luminosidad. La temperatura del mar hace que el vino se conserve de una forma más pausada, se alarga su vida y se consigue una evolución realmente diferente respecto a las que han sido envejecidas en bodegas en tierra.