Cata comparativa de vinos subacuáticos en el Hotel Cala Jóncols

El Hotel Cala Jóncols de Roses organizó el pasado 20 de octubre una cata comparativa de vinos subacuáticos que servirá de punto de partida para la elaboración de un estudio sobre la evolución de este tipo de vinos con el fin de conseguir la máxima calidad.

El Hotel Cala Jóncols fue pionero en la promoción de la crianza de vinos bajo el mar. En 2009 sumergió en el fondo marino de la Cala (un lugar singular que se encuentra situado en pleno Parque Natural de Cap de Creus donde se halla ubicado el complejo hotelero) botellas de vino y desde entonces ha llevado a cabo diferentes iniciativas en esta línea. Hace dos años puso en marcha una viña biodinámica y ecológica con la intención de poder criar en el fondo del mar su propio vino (hasta ahora lo ha realizado con botellas de otras bodegas). Ahora, la Cofradía de Pescadores de Roses se ha implicado en el proyecto con la inmersión en sus instalaciones de las jaulas con las botellas de vino.

Análisis

El estudio que se impulsa analizará, entre otros aspectos, la evolución que experimentan los vinos subacuáticos en función de las variedades de uva que se utilizan para su elaboración y cómo se comporta el producto en función del color del cristal de la botella (por ejemplo, según los expertos, el color oscuro del vidrio de la botella incide en la oxidación del vino).

También se quiere estudiar cómo afectan las diferentes presiones de un mismo tapón sobre el vino. En este sentido actualmente, y debido al exceso de salinidad del mar, se están llevando a cabo pruebas con diferentes sistemas de taponado para buscar un equilibrio proporcional entre un tapón estanco de corcho tratado (que no deja pasar el líquido pero sí el gas) y un tapón hermético de vidrio (que no dejar pasar ni el líquido ni el gas).

En la cata se ha comparado la evolución de los vinos con nueve meses de crianza submarina con otros que han estado 18 meses hundidos en el mar. También se han comparado vinos subacuáticos de diferentes Denominaciones de origen. Han participado una treintena de expertos entre enólogos, sumilleres, alumnos de CFGS de Dirección en Restauración de la Escuela de Hostelería de Girona y profesores del mismo centro, y otros profesionales del sector.

Levantamiento de las jaulas

Antes de la cata, los participantes pudieron ver de cerca el espectacular proceso de levantamiento de las jaulas que contienen las primeras botellas de vino sumergidas en las instalaciones de la Cofradía de Pescadores de Roses. Con la ayuda de una grúa a bordo de un barco se levantaron tres jaulas con unas 300 botellas de vino cada una. Las botellas de vino son de diferentes denominaciones de origen (del Empordà, Rioja, albariños, de la Serra de Prades, y del Priorat -en concreto, Les Terrasses 2013 de Álvaro Palacios -). La crianza del vino submarino se ha llevado a cabo con una profundidad de unos 17 metros por sus condiciones estables de luz, poco oxígeno, y una presión próxima a 2'8 bares.

El acto contó con la presencia del patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Roses y presidente de la Federación Catalana de Cofradías de Pescadores, Antoni Abad, los propietarios del Hotel Cala Jóncols, Juanma y Michael Gómez, y del sumiller y profesor de la Escuela de Hostelería de Girona, Josep Lluís Vilarasau.

Biotopo natural

Las jaulas con las botellas de vino han creado un biotopo natural en las instalaciones de los Pescadores de Roses ya que han provisto de un hábitat que favorece la reproducción de los pulpos, congrios, estrellas de mar y calamares que hay en la zona. Además, se ha podido resolver el problema del robo de botellas de vino que los responsables del Hotel Cala Jóncols habían sufrido hasta ahora ya que las actuales instalaciones están controladas las 24 horas del día.